La Inteligencia Artificial (IA) es furor y está conquistando todos los espacios e interacciones de nuestra vida diaria. Siendo una tecnología con rol protagónico, las empresas deben prepararse y adaptarse para que sean parte de su desarrollo. Conozca las oportunidades que genera adoptarla en su empresa para no quedarse afuera de la transformación digital.

Todos hemos oído hablar de la IA pero ¿Qué significa?

Aún es difícil dar una sola definición de Inteligencia dado que el cerebro humano es la red más compleja del universo y el sistema más poderoso. Lograr igualar esa complejidad es el objetivo principal de la Inteligencia Artificial: pensar como un ser humano es el reto de esta tecnología. Podemos decir entonces que entendemos por IA a la simulación de los procesos de inteligencia humana por parte de máquinas (específicamente sistemas informáticos), los procesos de inteligencia contemplados son el aprendizaje, el razonamiento y la autocorrección.

Algunos ejemplos cotidianos como el traductor de idiomas de Google (que con cada resultado mejora su capacidad de traducción) o el desarrollo de los vehículos autónomos (que tendrán que tomar decisiones de acuerdo a diferentes parámetros de movilidad y del tráfico caótico, utilizando en parte los dispositivos o sensores necesarios para enviar información entre ellos) dan cuenta del alcance de la IA. Algunos avances como son los generadores de fotografías inexistentes son aún más polémicos. Una red generativa analógica (GAN) permite generar fotografías de rostros de personas, gatos y también publicaciones de Airbnb, tan idénticos que son difíciles de creer que no son reales y recreados por una base de datos.

La IA no es tan nueva como se cree. La investigación sobre cómo diseñar una máquina que piense comenzó en 1956. Sus creadores fueron Allen Newell, Herbert Simon, Marvin Minsky, Arthur Samuel y John McCarthy. Después de mucho trabajo, se llegó a la conclusión de que habían subestimado completamente la cantidad de datos que hacían falta, además de su alto costo.

Casi todos los debates coinciden en que las tecnologías inteligentes generarán estilos de vida y trabajo aún impensables. Sin la necesidad de anticiparnos, debemos entender que ya se están transformando las diferentes industrias, las modalidades de enseñanza y maneras de trabajar, al punto que aquellas compañías que no incorporen la IA difícilmente sean consideradas competitivas.

La mayoría de las empresas y organizaciones generan más datos de los que pueden analizar y es por eso que deben contemplar el uso de la Inteligencia Artificial ¿Pero por qué IA? En primer lugar para lograr un aprendizaje más ágil y en segundo lugar, para generar predicciones. La anticipación es fundamental para los líderes, necesitan tener una visión y comprender las tendencias de la fuerza laboral.

A continuación compartimos algunas de las oportunidades de la IA en el ámbito de las organizaciones.

Oportunidad 1: Realizar un reconocimiento del mundo a través de un banco de imágenes que arrojan diferentes datos.

Por ejemplo, los captchas alimentan esas bases de datos identificando objetivos presentes en las calles.

Oportunidad 2: Identificar situaciones o aspectos a través del procesamiento de datos.

Por ejemplo, los robots de Google descubrieron un planeta a partir de la interpretación de varias imágenes arrojadas por el observatorio Keppler.

Los asistentes virtuales en el mundo de la medicina son capaces de aprender y analizar con rapidez enormes cantidades de información de los historiales de pacientes, de las pruebas de imagen y de los avances científicos para ayudar a los doctores a ofrecer mejores diagnósticos y tratamientos. Sin duda la Medicina es uno de los campos que más se está beneficiando de la tecnología, no como reemplazo sino como aliado de los médicos.

 

A partir de 2014 la capacidad de procesamiento de la IA empezó a estar disponible y accesible para todos. Desde ese entonces y hasta la actualidad, crece el protagonismo de Machine Learning (y Deep Learning).

Oportunidad 3: La IA de la mano de la revolución digital y la revolución cognitiva.

La revolución digital está cambiando la manera en la que los consumidores interactúan con las empresas y la revolución cognitiva introduce a la IA como una tecnología que mejora todos los procesos que se realizan en las empresas de cualquier industria.

Oportunidad 4: La IA complementa a los seres humanos, no los reemplaza.

La IA aprende y hace más eficiente aquellos procesos en los cuales las máquinas son mejores. Cuando una máquina realiza una acción la ve en términos de eficiencia y no tiene juicios de valor.

La IA débil se refiere a aquellos sistemas que resuelven problemas muy acotados y definidos. Se trata de un aprendizaje máquina, para resolver problemas puntuales que en algunos casos resultan ser mucho mejor que un ser humano. Los asistentes de voz, los asistentes virtuales o los bots son ejemplo de ello.

La IA general sería el ideal en poder resolver cualquier tarea realizada por la mente humana. Se darían multi-tareas simultáneas y se desarrollaría la capacidad de generar juicios y razonar, comunicar con lenguaje natural, planificar o aprender. No obstante, aún falta un largo recorrido para llegar a este ideal.

Análisis más eficientes generan mejores decisiones que conllevan a mejores resultados. Se reconocen cinco categorías de IA: visión por computadora, lenguaje natural, asistentes virtuales, automatización de procesos robóticos y aprendizaje avanzado de máquinas. Las tecnologías inteligentes nos llevarán a un futuro más productivo

Oportunidad 5: Diferentes niveles de IA mejoran el trabajo en las organizaciones

Actualmente existen algunas ventajas que han dado la posibilidad a algunos desarrollos de IA significativos. Se tiene un gran poder computacional y una gran cantidad de datos que pueden ser tratados en beneficio de las personas. Estas ventajas se suman a un usuario cada vez más exigente que demanda inmediatez, veracidad y relevancia o utilidad del contenido. La tecnología por tanto, debe adaptarse a estas necesidades y lo está haciendo de manera rápida, lo que plantea al usuario un alto grado de adopción de las soluciones tecnológicas que se desarrollen.

Los cambios que vienen de la mano con las nuevas tecnologías son muchos y nos alcanzan a todos en varios niveles. Es importante actuar con responsabilidad y ética, evitando el sesgo de datos y protegiendo los información personal. La capacitación y ayuda a los empleados para que se adapten a los nuevos roles, es clave. Sin duda la transparencia en la comunicación sobre la implementación de herramientas de IA será la pieza fundamental para que todos los usuarios entiendan, de manera clara, cuál es el fin y uso de los datos, y por tanto, la adopción de las herramientas se pueda hacer rápidamente.

 

Referencias recomendadas:

Superordenadores al servicio del paciente

‘The genie is out of the bottle, and AI is going to create a skills gap’: Workday CEO

Futuro de la inteligencia artificial

Qué es y qué no es inteligencia artificial

El futuro esta en la Inteligencia Artificial

Presente y futuro de la inteligencia artificial: cómo va a cambiar nuestro mundo

Machine Learning y Deep Learning: cómo entender las claves del presente y futuro de la inteligencia artificial