El cambio ya está aquí y podemos insistir tácitamente en seguir esperando a ver cómo evoluciona el mercado para tomar decisiones al respecto, pero la realidad es que cada día que pasa sin movernos es un día más de retraso, un día más sin adaptarnos al nuevo entorno, un día más en el obsolescente mundo del ERP tradicional con todo lo que ello conlleva. ¿Estamos considerando cómo afecta a nuestro negocio el hecho de no haber acometido ya la transformación de nuestro ERP?

Seguro que algunos de vosotros estáis cansados de oír aquello de que algunas de las ventajas competitivas de los ERP tradicionales son la resolución de las necesidades en la cobertura de los procesos de negocio basados en lo que se ha denominado “best practices”. Esto parece no haber cambiado ya que el fabricante de software sigue hablando de “best practices”, pero no, la diferencia ahora es real y radical y la forma en que el software se presenta denota una experiencia real del usuario final. En el ERP tradicional dichas ‘mejores prácticas’ estaban basadas en funcionalidades que se iban incorporando sobre una base de aplicación que había sido diseñada para cubrir procesos de negocio más o menos complejos, sí, pero que en infinidad de ocasiones al operar con el aplicativo teníamos la sensación de que dicha aplicación había sido diseñada de forma extremadamente técnica donde, para acometer una operación relativamente sencilla desde el punto de vista funcional, nos embarcábamos en una maraña de pasos/menús/acciones sin fin con la incertidumbre final de si “¿lo habré hecho bien?” o lo que es peor “esto siempre se ha hecho así”.

El ERP en la nube de #Oracle por ejemplo, está diseñado en su origen y conceptualmente en base a estos “best practices”. Las mejores prácticas no son ya “valor añadido” del software sino más bien la esencia, el ADN del software, y esto marca la diferencia. El cambio del ERP tradicional tal y como lo conocemos al nuevo diseño del ERP en Cloud es parte importante o debe ser parte importante de la transformación digital de las empresas. Debemos aprovechar este momento de cambio, revisar y redefinir nuestras estrategias. No podemos seguir operando como antes porque el mercado no opera como lo hacía antes y qué mejor forma de hacerlo que explorando el universo Cloud.

Lamentablemente, el ERP tradicional es considerado hoy por hoy en muchas empresas como una herramienta informática más, en algunos casos hasta tratado como un “commodity” y no como lo que debiera ser, un medio y un factor diferencial que me ayude a trabajar mejor, a ser más eficiente y preciso, que me ayude a compartir y explotar información de forma ágil. ¿Puedo ser más competitivo, llegar incluso a vender más, incrementar la satisfacción de mis empleados si considerara el ERP más allá de un simple herramienta donde meto facturas y de donde extraigo mi P&L? Claramente sí, pero ¿conozco a fondo el alcance de mi ERP?

El cambio es más que considerable. Estamos hablamos de una nueva era, de un nuevo concepto que está marcando un antes y un después en la forma de hacer negocios. Las nuevas aplicaciones están integradas con las redes sociales y en la gran mayoría de los casos las soluciones son también móviles. ¿Hemos pensado, por ejemplo, cómo los análisis predictivos podrían afectar la elaboración y alimentación de un forecast en una área de planificación de una empresa? Si nos paramos a pensarlo podríamos no tener fronteras, el cambio es revolucionario y por qué no decirlo… apasionante !!

Hace ya algunos años las empresas empezaron a centralizar procesos en “Centro de Servicios Compartidos” y más recientemente en “Centros de Excelencia”. Esto supuso para las empresas no sólo un cambio cultural y organizativo sino también un cambio operativo.  En la mayoría de los casos los aplicativos se acomodaron para operar en base a estas nuevas estructuras; en algunos casos el enorme alcance funcional de algunos ERP permitieron acometer estos proyectos de forma más o menos flexible (siempre con entidad de “Proyecto”) pero el ERP tradicional no había sido diseñado conceptualmente para soportar este tipo de estructuras y para tratar la peculiaridad de su operativa. Los nuevos diseños de ERP basados en la nube incorporan más flexibilidad, aún si cabe, en la definición de estructuras empresariales y lo que es más importante y lo que siempre se había demandado, los cambios en dichas estructuras se resuelven de forma mucho más sencilla y ágil. ¿Necesito ahora un proyecto para acometer una escisión de unidades de negocio?

Comienza en breve el curso 2016 y tenemos que adaptarnos al cambio. Si en nuestros planes no está ya acomodar nuestros sistemas a la era de la transformación digital podríamos estar perdiendo más de lo que pensamos.

Alejandro Barcena Labrador
Latest posts by Alejandro Barcena Labrador (see all)